Fracaso en programa de alimentos básicos en Veracruz

En enero estaba prevista apertura de ventanillas de apoyos a productores y siguen cerradas, perdieron un ciclo agrícola, condiciones favorables para el cultivo

Trabajo en el campo, el mejor antídoto para combatir la delincuencia, en lugar de pagar policías y equipamientos, mejor esas partidas multimillonarias destinarlas a producir alimentos

Mario Vázquez Sandoval / El Dictamen

De mal en peor aparecen los programas de cultivo de alimentos básicos en Veracruz: maíz, frijol, arroz y sorgo, indispensable en la sobrevivencia de familias populares y del ganado, éste último, principal abastecedor de proteínas a los sectores de mayor vulnerabilidad. Hasta ahora, los compromisos publicitados por el gobierno estatal resultan un fracaso, concluyó el ciclo primavera-verano y el cuadro de apoyos aparece en cero, abandono total de parte de las autoridades, denunció la contadora Rosa Margarita Castelán Fernández, presidenta de la Unión Nacional de Maíz de la Confederación Nacional de Productores Rurales.

El aparato burocrático estableció calendario de entrega de estímulos económicos a productores de maíz con apertura de ventanillas gubernamentales en el mes de enero; estamos en octubre y siguen cerradas. Se perdió la oportunidad de aprovechar la tierra con vocación agrícola y las condiciones de humedad propias de la temporada en tierras de temporal; pero además, en la práctica el respaldo oficial sólo alcanza al 5 % del padrón de maiceros. Comportamiento repetido en rubros de frijol, arroz y sorgo, factor determinante del déficit de abasto local en productos dominantes en la mesa de familias de Veracruz y México.

Al paso que vamos, enfatizó la dirigente de productores rurales se corre el riesgo de irse en blanco la política motivadora en favor del aprovechamiento de los espacios de probado potencial. Una actitud que desconcierta a la población, da la impresión de encaminarnos a un panorama de mayor dependencia del exterior, donde el gobierno le apuesta a la pérdida de soberanía alimentaria, fortalecer la vía de importaciones del grano de Estados Unidos de Norteamérica y territorios tan lejanos como Africa.

CUADROS DE IMPROVISADOS

Contadora Rosa Margarita Castelán Fernández, presidenta de la Unión Nacional de Maíz de la CNPR.- FOTO Manuel PEREZ
Contadora Rosa Margarita Castelán Fernández, presidenta de la Unión Nacional de Maíz de la CNPR.- FOTO Manuel PEREZ

En opinión de Castelán Fernández, los responsables del manejo de Sistema Producto Maíz, carecen de idea mínima de lo que significa el campo. Ignora el impacto del consumo de los mexicanos. Estudios de expertos señalan un mínimo de 20 kilogramos anuales por persona que obliga a comprar más de 20 millones de toneladas. La producción nacional queda concentrada en 3 millones de hectáreas de socios de la CNPR, de los cuales sale el 70 % del abasto propio.

Incrementa 90% la canasta básica

Propone el fin de simulaciones en materia de subsidios al campo a fin de elevar el rendimiento de la tierra, por ejemplo suprimir limitación de 5 a 20 hectáreas el otorgamiento del beneficio económico. Esa situación activa estrategia donde el productor echa mano del engaño, poniendo a hijos, nietos y demás parientes en la relación de maiceros, puerta de acceso a los $ 1,500.00 por hectáreas, proporción mínima al costo total de erogaciones.

Aumento en el transporte dispara la canasta básica

Sembrar una hectárea de maíz en modalidad intensiva cuesta $ 17,000.00 – paquete tecnológico amplio -, mientras el básico lo ajustan a $ 7,000.00, montos que el grueso de los campesinos carecen. Aunado a lo anterior, programas de la importancia del PIMAF, específicamente orientados al maíz y frijol sólo aplica en extensiones hasta 3 hectáreas, minifundio, con el agregado negativo de entregas cuando ya pasaron fechas de siembra marcadas del 15 de mayo al 15 de junio en superficies altas, 15 de junio al 15 de julio en áreas medias, 15 de julio al 15 de agosto en aguas bajas y la humedad residual de septiembre a febrero.

IGNORAN SOLUCION A INSEGURIDAD

Insiste la entrevistada en recomendar al gobierno de todas las instancias a poner atención al campo, representa la mejor opción para atenuar manifestaciones cada vez peores de inseguridad. Falta generación de empleos, ocupación productiva, el camino hacia la recuperación de la tranquilidad, paz social. Dejar atrás el apoyo a las transnacionales y sus aliados los politiqueros, principales beneficiados con importaciones de alimentos y hacer efectivos apoyos a productores nacionales. Falta dinero, es cierto; pero existe “tela” de donde cortar, lo exige el consenso de los mexicanos, están los partidos políticos, el Instituto Nacional Electoral, el Instituto Federal de Acceso a la Información, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y otras dependencias denominadas autónomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *