El Charro Negro, adoración por La Muerte ( FOTOS Y VIDEO)

Miguel Ángel Cortés

La noche ha caído, son más de las 20:00 horas en el Nuevo Veracruz, el territorio deEl Charro Negro“, lugar donde ha erigido su famoso santuario en honor a la Santa Muerte, a unos metros del templo se puede escuchar a gran volumen un corrido de Los Tigres del Norte, como ingrediente especial el viento sopla fuerte levantando la tierra, hay poca luz, el ambiente se torna pesado, sabedor del momento que se avecina.

Después de tocar a la puerta del templo, sale al paso un hombre de gran estatura, robusto, todo vestido de negro, con un sombrero que cubre su mirada, que al descubrirla puede llegar a inspirar miedo. Es él, “El Charro Negro“… invita a pasar.

Se hace llamar así debido a que desde pequeño se vestía siempre de negro, está con La Muerte desde que tiene catorce años y hace más de veinte que trabaja con ella. Su imagen es notablemente mexicana, dice que a “La Niña” le gustan los corridos y que por eso los escucha, además afirma que le gustan las manzanas, el agua, los dulces, la miel, el mole y el pastel.

Foto: Tania L. García

El amor hacia La Santa Muerte lo ha tenido desde muy niño, cuenta que en el mar se le apareció una mujer muy guapa y que era ella. Asegura que era su sombra, que lo cuidaba y que sólo él podía verla y que a pesar de todo, nunca sintió miedosu madre le decía que estaba loco.

La gente la odia, en las calles ando yo todo el día, ando con ella, la escupen, le mientan la madre, le echan el carro encima, he pasado muchas cosas con ella, me pegaron por atrás ocho puñaladas, me quemaron tres, mataron a mi hermano, me han hecho muchas cosas por ella, lo demás no puedo decirlo, pero si me han hecho muchas cosas“, comenta.

Foto: Tania L. García

Dice que deambula por toda la ciudad de Veracruz con la imagen deLa Flaca“, como asegura le gusta que le llamen, para que la gente crea en ella. Además afirma que hay gente que tira figuras de La Muerte a la basura y que incluso las quema, él las rescata.

Ando por Yáñez, por la Reserva 2, por donde está la Ruta 13, por todas las colonias, las carreteras, aquí en la carretera Nuevo Veracruz, por el Mercado Hidalgo… el Ayuntamiento no la respeta, la corre del mercado y ahí sigo con ella“, expresa.

Foto: Tania L. García

A su paso por las calles jarochas, infunda miedo entre la gente, aberración, coraje, pero también es blanco de las burlas. Relata que hasta su propio hijo llegó a reírse de él y “La Flaca“, pero que ella se encargará de castigarlo.

El Charro Negrocuenta con miles de figuras e imágenes de La Muerte en su templo, una cantidad sorprendente y que al entrar en el lugar imponen un ambiente temeroso, quizás de respeto, pero indudablemente perturbador al sentirse observado por tantos ojos de tan polémico personaje.

Foto: Tania L. García

Asegura que gran parte de los choferes del transporte urbano creen en ella, así como taxistas, aunque dijo que a estos últimos no los desea ver en su templo, incluso aunque sus hijos estén muriéndose y vayan a pedirle “que los levante”, ya que son los que principalmente le echan el carro cuando circula por las calles del puerto.

El dinero que recoge como ofrenda, manifiesta que es para comprar más imágenes de La Muerte. Pretende vender el lugar donde actualmente tiene su templo, para construir un santuario más grande en la Reserva 2.

En su templo, guarda celosamente una foto de su hermano, a quien dice que mataron por una venganza en contra suya, sin embargo, está tranquilo, pues aquellos que lo asesinaron hoy están también bajo la tierra. La foto permanece enmarcada, colgada en la pared, sobre el altar principal dedicado a La Muerte.

Foto: Tania L. García

La Flaca” lo quiere solo, al igual que le da mujeres se las quita, permanece así desde los 18 años, sin embargo, asegura amarla más que a una mujer, la adora, incluso la besa, su relación con ella va más allá de los límites.

Ella no quiere a las mujeres, las castiga porque son malas, castiga a las malas, las que la agarran pa’ abajo, que quieren matar al marido, quieren matar al amante, quieren matar al vecino“, externa.

La última vez que la vio fue en la casa de un militar, ubicada entre Allende y Guerrero, era aún muy niño, recuerda que tenía siete años. Se le presentó en un cuarto, nadie la pudo ver, estaba ahí con su guadaña.

Tras años de venerarla, “El Charro Negrosigue cumpliendo con la misión que La Muerte le encargara, llevando su imagen por todo Veracruz y ayudando a las personas que se encuentran en situaciones vulnerables.

Innumerables imágenes de “La Flacalo acompañan en su santuario, además de figuras delSeñor del Encanto” e incluso cuadros de Jesús Malverde, el santo de los narcos. Su relación con La Muerte es misteriosa, algunos podrían llegar a decir que casi obsesiva, sin embargo, su amor por ella es más fuerte que todo.

Foto: Tania L. García

Ya pasan de las diez de la noche, el viento sigue soplando fuerte y sólo una lámpara alumbra la calle, tras salir del templo la puerta se cierra, “El Charro Negrose queda tras bambalinasCientos de ojos aún siguen observándome.

Síguenos en Twitter@ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *