Dura rajada de Di Biasi

Giovanni De Biasi, entrenador del Alavés, lamentó la contundente derrota cosechada frente al Getafe (4-1), aseguró que su rival tuvo “más garra y más ganas” y dijo que le dio “vergüenza” la actuación de su equipo, que no actuó bien.

«Puedes pensar todo lo que quieras, pero ellos salieron con más garra y más ganas diferentes a la nuestra. Si pensamos salvarnos en este sentido es que no hemos entendido nada», dijo De Biasi.

«La segunda parte me ha dado muchas cosas de pensar y solucionar cuanto antes. Ellos merecieron ganar de manera muy clara. Me da vergüenza ver que no hemos actuado bien ni hemos dado una contestación diferente. Necesitamos pensar mucho en lo que hemos hecho hoy», declaró el técnico italiano.

«Es una derrota pesada. Nunca con otro contrario nos hemos encontrado esta dificultad. Me da vergüenza porque no sé qué ha pasado, ya que esta semana entrenamos bien. El lunes hablaremos en el vestuario de esto», confesó.

Muere Naim Süleymanoglu, «el Hércules de bolsillo»

El legendario levantador de pesa turco-búlgaro Naim Süleymanoglu, tres veces oro olímpico en halterofilia y todo un ídolo en Turquía, ha fallecido en Estambul a los 50 años de edad, a consecuencia de una cirrosis, informa hoy el diario Hürriyet en su edición electrónica.

Süleymanoglu, conocido por el sobrenombre de «Hércules de bolsillo», fue ingresado en el hospital Atasehir Memorial con problemas hepáticos a finales de septiembre pasado, y el 6 de octubre se le realizó un trasplante de hígado, pero la salud del atleta se deterioró tras sufrir un derrame cerebral y hace una semana fue operado de urgencia, señala el citado diario.

El deportista, nacido en Bulgaria en 1967, empezó a practicar halterofilia con diez años, pocos después empezó a ganar las primeras competiciones juveniles en su categoría (peso pluma) y con 16 alcanzó su primer récord del mundo.

Su pequeña estatura, de solo 1,47 metros de altura, y su capacidad de levantar más de tres veces su propio peso, le granjeó el mote de ‘Hércules de bolsillo’.

En 1984 se perdió la posibilidad de participar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (EE.UU.) por el boicot del entonces bloque comunista contra esa competición, al que se unió Bulgaria, país para que el competía entonces.

El atleta, ciudadano búlgaro de etnia turca, aprovechó en 1986 una competición en Australia para pedir asilo político en la embajada de Turquía en ese país.

Acto seguido se nacionalizó turco y compitió bajo esta bandera el resto de su vida, llegando a ser una figura adorada en su patria adoptiva, donde el actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, estaba siguiendo de cerca su estado de salud en las últimas semanas.

Süleymanoglu alcanzó tres veces el oro olímpico para Turquía en el peso pluma (Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996), fue siete veces campeón mundial (también bajo bandera búlgara), seis veces campeón europeo y rompió 46 récords mundiales.

Fallece el piloto británico Daniel Hegarty tras un espeluznante accidente

El piloto británico Daniel Hegarty (Topgun Racing Honda) ha fallecido este sábado a los 31 años tras no superar las heridas sufridas por un accidente durante el Gran Premio de Motociclismo de Macao (China).

El piloto se estrelló en la vuelta seis de la carrera, golpeándose contra las barreras del exterior del circuito.

«Nos hemos puesto en contacto con la familia de Daniel, y el comité se asegurará de que cada ayuda llegue a ellos. El Comité del Gran Premio de Macao manda sus más profundas condolencias a la familia y amigos de Daniel», explicaron los organizadores de la carrera en un comunicado.

El piloto de Nottingham participaba en su segundo Gran Premio de Macao después de terminar 16º el año pasado.

El norirlandés Glenn Irwin se proclamó vencedor después de que la carrera se detuviera en la sexta vuelta como consecuencia del grave accidente.

Macao ha sido sede de una carrera urbana de coches y motos desde 1954. Hegarty ha sido el primer piloto en morir en el evento desde que el portugués Luis Carreira falleciese en la calificación para la carrera de 2012.

Alcácer y Suárez someten al Leganés

El Barça jugó en Butarque uno de esos partidos que lo normal es ganarlos pero no lo tenía nada fácil. Era agradable fabular con el cuento de la lechera de dar la victoria por descontada y añadir las ganancias del derbi madrileño. El que perdiera quedaría casi definitivamente descartado en la Liga y en caso de empate, los dos.

Pero el partido había que jugarlo y ganarlo y el Leganés es un equipo humilde pero no menor; y aunque ofensivamente no hizo gran cosa, se defendió con orden y sentido, pese a la buena actuación, sobre todo en los minutos iniciales de Alcácer y Suárez, intensos y precisos en lo iban intentando. Partido táctico, lento, sin ritmo ni continuidad. Ataques encallados.

El Leganés empezó poco a poco a estirarse a partir del cuarto de hora. Messi, inédito, buscaba su espacio y no parecía encontrarlo, aunque ya se sabe que este chico no necesita gran cosa para cambiar en el momento menos pensado el curso de las cosas. Los locales, atentos, cancelaban cualquier intento de sorprender de los de Valverde. El Barça no hallaba su profundidad ni lograba romper las líneas defensivas del rival. Y en el minuto 19, Amrabat tuvo la ocasión más clara, hasta entonces, del partido, pero chutó alto. De todos modos, fue un disparo. El Barça todavía no había chutado a puerta, jugaba muy lejos de los dominios de Cuéllar y daba la sensación de que el Leganés tenía el partido exactamente donde lo quería.

Amrabat tuvo otro medio gol pero Iniesta providencial llegó a estorbarle pero a la jugada siguiente Alcácer centró raro, engañó a Cuéllar – pareció que el sol le jugó una mala pasada- que sólo pudo rechazar el balón y ahí estaba el uruguayo cazador para poner fin a sus 468 minutos -desde el Wanda Metropolitano- de sequía goleadora. A la siguiente jugada, Piqué vio merecidamente la cartulina amarilla y no podrá jugar en Mestalla el próximo domingo. Poco prudente Piqué, poco inteligente. Sabía que estaba apercibido y su falta fue totalmente innecesaria. Szymanowski pudo marcar a la media hora de un disparo con mucha rosca pero Ter Stegen respondió con un paradón estirándose a su izquierda.

Asier Garitano salió a por el partido en la segunda parte y cambió a Eraso por Beauvue. Una apuesta agresiva y valiente. Muchos jugadores por delante del balón el Leganés. Al Barça se le abría un mundo si era capaz de superar la primera línea de presión local, pero no acababa de conseguirlo. En cambio el Leganés conseguía el efecto pretendido por su entrenador con ataques más frecuentes y peligrosos: Beauvue pudo marcar pero Ter Stegen rechazó su inocente disparo -un poco al muñeco- con los pies. Viendo que su equipo jugaba con fuego, Valverde hizo un doble cambio. Paulinho y Aleix Vidal entraron por Semedo e Iniesta. Don Andrés salió ovacionado como de casi todos los campos de España. Y como si Dios quisiera bendecir los cambios y sin que tuvieran nada que ver, inmediatamente Suárez consiguió el segundo tras una buena internada de Alcácer y un rechace de Cuéllar. Los mismos protagonistas y la misma mecánica que en el primer gol. Resultado injusto para lo poco que el Barça había hecho y lo bastante que el Lega había conseguido edificar.

A partir de ahí Garitano renunció a la gesta y cambió a un delantero, Szymanowski, por un medio centro exculé, Gumbau. De todos modos, el Leganés lo continuó intentando: pueden estar orgullosos del partido que hicieron. Si el portero Cuéllar atrapara algún balón de vez en cuando, en vez de medio rechazarlos todos, a su equipo las cosas le funcionarían mucho mejor. En el último minuto y también de rebote, Paulinho consiguió el tercero.

Fiesta del Getafe ante el Alavés

El Getafe celebró este sábado su victoria número cien en Primera en el Coliseum Alfonso Pérez, con una fiesta goleadora frente al Alavés en la que marcaron Markel Bergara, Jorge Molina y Ángel Rodríguez un doblete.

Bajo un buen ambiente de fútbol debido al sol y el horario (12.00 gmt), que animó a la afición azulona a acudir al estadio, el conjunto madrileño protagonizó un arranque fulgurante que pilló desprevenido al Alavés.

El primer aviso llegó a los tres minutos con una acción de Ángel, que cayó a la banda derecha, se fue de Pedraza y Jorge Molina, al recoger el balón, intentó un remate que cortó Ely.

En la segunda llegada, el Getafe abrió el marcador por medio de Markel Bergara, que remató un centro de Arambarri que previamente había despejado Pacheco y que le favoreció en su rechace.

El Alavés respondió con un disparo de Munir que sacó a bocajarro Guaita, pero acto seguido, a los ocho minutos de partido, el Getafe amplió su diferencia con el segundo tanto, obra de Jorge Molina de penalti tras una falta dentro del área de Diéguez.

A partir de ese instante, el partido decayó mucho en su intensidad porque el Getafe se sintió cómodo, no tuvo que arriesgar, y el Alavés se mostró incapaz de buscar las cosquillas a su rival con poca movilidad en ataque.

Solo al final de la primera parte, el encuentro recuperó algo de emoción cuando Pacheco realizó una buena parada a disparo con la pierna derecha de Jorge Molina.

El descanso le vino mucho mejor al Getafe que al Alavés, puesto que el conjunto madrileño imprimió una marcha más al choque y comenzó a basar su fútbol en surtir balones largos a sus atacantes aprovechando el adelanto en las líneas del rival.

En una de esas acciones, a los 53 minutos, Ángel Rodríguez recibió un balón a la carrera entre dos defensas e hizo un giro para colocarse el remate a la pierna derecha y cruzar por bajo su disparo.

El tercer gol terminó de hundir al Alavés, que se vio arrollado por su rival. Pacheco salvó a su equipo en varias acciones, pero no pudo hacer nada ante un disparo lejano de Ángel, que supuso el cuarto tanto del Getafe.

Con ambos equipos esperando el final del choque, el Alavés maquilló un poco el resultado a los 81 minutos con un gol del venezolano Christian Santos, que remató solo de cabeza en el área un balón centrado desde la derecha por Ibai.

LA FICHA DEL PARTIDO

4 – Getafe: Guaita; Damián Suárez, Cala, Djené, Antunes; Amath (Fajr, m.65), Arambarri, Markel Bergara (Sergio Mora, m.59), Portillo; Ángel Rodríguez (Álvaro Jiménez, m.77), Jorge Molina.

1 – Alavés: Pacheco; Vigaray (Ibai, m.75), Alexis, Diéguez (Burgui, m.46), Ely, Pedraza; Pina (Wakaso, m.46), Manu García, Medrán, Santos; Munir.

Goles: 1-0: M.5 Bergara; 2-0: M.8 Jorge Molina, de penalti; 3-0: M.52 Ángel; 4-0: M.63 Ángel; 4-1: M.81 Christian Santos.

Árbitro: Jaime Latre (Comité aragonés). Amonestó a Djené (18), Antunes (32), del Getafe; y a Diéguez (m.8), Munir (31), Alexis (41), Wakaso (63), del Alavés.

Incidencias: encuentro correspondiente a la duodécima jornada de la Liga Santander, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe (Madrid), ante 10.014 espectadores