Baja probabilidad de sismo catastrófico en Veracruz

Suelo arenoso de la región tiene efectos de amortiguamiento

Construcciones tanto privadas como públicas han cumplido la reglas antisísmicas

Reglamento de municipalización obliga a cuidar normas de edificación

Rubén Licona Vázquez/El Dictamen

La zona metropolitana de Veracruz, Boca del Río, Medellín, Alvarado, y gran parte de la entidad, no se encuentra en zona sísmica, de manera que es remoto registrar un temblor de grandes magnitudes con epicentro en la región; en tanto, las construcciones tanto privadas como públicas, desde edificios hasta casas-habitación, levantadas después del terremoto de 1985, tienen que cumplir con las especificaciones técnicas antisísmicas.

Ante ello, se considera poco probable que un temblor pueda causar daños catastróficos en la infraestructura urbana, como los que se han presentado en el centro del país y estados del Pacífico.

Los dos recientes temblores, del 7 y 19 de septiembre que dañaron otros estados, incluida la Ciudad de México, se sintieron de manera fuerte en la entidad veracruzana, sin embargo los daños fueron mínimos, salvo en algunas escuelas, pero nada de consideración, lo que prueba que el suelo arenoso tiene efectos de amortiguamiento en las construcciones, y las mismas están cumpliendo con las especificaciones técnicas de las normas de construcción, coinciden en señalar el Colegio de Ingenieros de Veracruz y la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios.

Ulises Cervantes Espinosa, presidente del Colegio de Ingenieros de Veracruz. Foto: Alina KRAUSS
Ulises Cervantes Espinosa, presidente del Colegio de Ingenieros de Veracruz. Foto: Alina KRAUSS

Desde la perspectiva de Ulises Cervantes Espinosa, presidente del Colegio de Ingenieros de Veracruz, a partir del terremoto que devastó la Ciudad de México en 1985 cambiaron todas las normas técnicas complementarias de lo que es el Reglamento de Construcción del otrora Distrito Federal, que aplica para todo el país, complementado por el Manual de Construcción para diseñar y calcular las estructuras.

En el caso local, se echa mano del Reglamento del Municipio de Veracruz que ya incluye el uso de las normas complementarias y del manual de CFE para cálculos estructurales.

Pedro Fernández Martínez, director nacional de Comunicación de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI). Foto: Manuel PEREZ
Pedro Fernández Martínez, director nacional de Comunicación de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI). Foto: Manuel PEREZ

Para Pedro Fernández Martínez, director nacional de Comunicación de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), las construcciones de las últimas décadas, tanto edificios como zonas de casas-habitación deben cumplir con las especificaciones técnicas antisísmicas, a tal grado que si se hace memoria no hay datos de derrumbes de inmuebles en la región, incluso desde antes del temblor del 85 a la fecha.

El destaca al mismo tiempo la existencia de un nuevo elemento que se denomina Reglamento de Municipalización, elaborado de manera conjunta por la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi) y los municipios, y que obedece a reglas federales, con el que independientemente de controlar normas constructivas, va de la mano de la protección ecológica del estado.

Arranca reactivación económica tras sismos

De alguna manera, puntualiza, ya se están contemplando todos los puntos a favor que manejan prevenciones contra desastres climatológicos y sismológicos.

Por ello, los riesgos de afectaciones por temblores en la zona metropolitana Veracruz-Boca del Río-Medellín-Alvarado más bien se enfocan hacia casos específicos en construcciones que han sido mínimos, pero no debido a zona sísmica o deficiencias en edificaciones.

Ingeniero Juan de la Cruz Soto Sabina, especialista en Nave-estructuras. Foto: Alina KRAUSS
Ingeniero Juan de la Cruz Soto Sabina, especialista en Nave-estructuras. Foto: Alina KRAUSS

El ingeniero Juan de la Cruz Soto Sabina, especialista en Nave-estructuras, expone que el país se divide en diferentes zonas sísmicas, en donde la de mayor intensidad es la Costa de Pacífico, y abarca algunos estados que van al centro del país.

Veracruz como estado si tiene parte de zona sísmica pero no con la misma intensidad que el Pacífico.

Sismos dañaron más de 70 mil viviendas en Oaxaca

De hecho, la zona sísmica de la entidad comienza en Tres Valles, al sur, que forma parte de la Falla de San Andrés y de allí se va hacia Oaxaca, Puebla.

Pero Veracruz puerto y la región no están considerados con riesgos en este renglón.

NORMAS DE

EDIFICACION

El ingeniero Cruz Soto Sabina explica que cuando se diseñan las estructuras se toma en consideración cuáles son los coeficientes sísmicos que afectan en la zona.

La región más propensa a sufrir daños en el país es la Ciudad de México.

Los terrenos en Veracruz, especialmente en la costa, son muy distintos a los del centro del país y estados del Pacífico. Por ello aunque lleguen con intensidad los temblores como los recientes del mes de septiembre, los efectos son mucho menores.

Sin embargo, indica, ello no implica que se descuide la aplicación de las normas de construcción, por lo que si ha sido necesario manejar un diseño físico para los diferentes tipo de estructuras.

De hecho, señala, los diseños van en función del tamaño de la estructura. Cuando no son muy altas, cuatro a seis niveles, se manejan coeficientes específicos.

Pero ahora que se están construyendo edificios de 29 niveles o más, de una altura considerable, se obliga a realizar un análisis dinámico de suelo, el cual consiste en llevar a cabo sondeos profundos y con ello se comprueba la vibración que tiene el suelo, cuál es la aceleración de la onda que se transmite a través del suelo y con base en ello se determina con exactitud cuáles son los coeficientes sísmicos que hay que ocupar.

Con esos coeficientes que da el suelo entonces se diseña la estructura completa, tomando en cuenta cuál puede ser el periodo de vibración“.

En la construcción de casas-habitación en la región se toma en cuenta desde el tipo de suelo que existe, en su mayoría de tipo arenoso.

Y se aplica también la norma fijada después del 85. Hay especificaciones para el sistema constructivo, los castillos de las viviendas deben estar a determinada distancia que no debe ser mayor a cada cuatro metros.

En los costados de las ventanas se maneja la aplicación de castillos, al pie de una puerta también, en una especie de cadena perimetral.

Los elementos deben anclarse adecuadamente en la cimentación, debe haber una correcta unión de la losa con los elementos de rigidez que son los castillos.

Los muros se deben construir con un material adecuado para la construcción, “aunque en este caso el tabique de nuestra región no es un tabique que podamos presumir como de los mejores del país. Al final de cuentas no hay una dependencia que controle las características de la mampostería que es el tabique en este caso”.

No obstante, comenta, normalmente se ocupa para estructuras de dos o tres niveles lo que reduce riesgos.

Pero sin embargo por lo mismo que no cumple con ciertas características adecuadas, lo recomendable es cumplir con la separación de castillos y de cadenas que se recomiendan en las casas-habitación.

BONDAD

GEOGRAFICA

En opinión del ingeniero Cervantes, presidente del Colegio de Ingenieros de Veracruz, todas las edificaciones en la región han sido analizadas por estructuristas que se apegan a las normas y dependiendo del tipo de construcción aplican los reglamentos. “Ahí es donde interviene el perito corresponsable en seguridad estructural”.

Indica que toda obra que se construye en Veracruz debe llevar por lo menos un perito.

Dependiendo del tipo de obra se tiene que ir integrando al perito corresponsable en seguridad estructural, al corresponsable en instalaciones.

Señala que en los municipios se apegan a lo que indica el perito corresponsable de seguridad estructural de las obras, es decir los toman como coadyuvantes para que se cumpla con los reglamentos.

Aseguró que las construcciones de casas habitación que se edifican en la zona norte de Veracruz y en el municipio de Medellín, llevan un perito corresponsable en seguridad estructural, independientemente del perito responsable de obra.

Pedro Fernández Martínez, director nacional de Comunicación de la AMPI, apela a la bondad geográfica en la región de Veracruz con base en su suelo arenoso que actúa como amortiguador y absorbe la onda telúrica, ante la eventualidad de que un temblor tuviera su epicentro en nuestra región.

El especialista en Nave-estructuras, Juan de la Cruz Soto Sabina, indica que las afectaciones por un sismo con epicentro local ciertamente serían menores en daños estructurales por el hecho mismo del temblor, pero que habría de valorarse el estado en que se encuentren construcciones de otras épocas, por ejemplo las levantadas antes de la reglamentación del 85 y los edificios históricos.

A su vez, el director de Protección Civil Municipal de Veracruz, Adolfo Zugasti Cueva, comenta que durante los temblores recientes no hubo registro de mayores daños en estructuras de la ciudad, salvo en algunas escuelas averías menores, pero no en otras edificaciones ni en inmuebles históricos, los cuales allí están de pie a pesar de los varios de siglos que tienen de existencia.

Destacó el hecho que desde hace tiempo en los edificios del centro histórico dejaron de colocarse grandes estructuras de anuncios espectaculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *